Skip to content

Cómo tener abdomen de lavadero en mujeres y hombres

marzo 5, 2017

¿Quién no quiere tener un abdomen plano, “de lavadero” y con los músculos bien marcados? Es una realidad que tanto hombres como mujeres deseamos tener el abdomen perfecto, lo que llamamos tener abdomen de lavadero; sin embargo, no siempre es fácil conseguirlo, sobre todo después de los 25 a los 30 años.

Analicemos un poco la evolución de un varón:

Pudiera ser que en la adolescencia y en su juventud, ya sea por herencia o por el ejercicio, el abdomen se mantenga bien planito, aunque casi siempre va a existir una pequeña “llantita” a nivel de la cintura, sobre todo en el área de la espalda baja.

Pero después de los 30 años o el matrimonio (lo que suceda primero), empieza a perderse el abdomen plano y la “lonjita” de la cintura comienza a crecer.

El abdomen en los varones

En el varón, el tejido adiposo no solamente se acumula por encima de los músculos abdominales sino que la grasa que “envuelve” a los intestinos también aumenta y ésta no puede retirarse quirúrgicamente. En algunas ocasiones, sólo se trata de grasa superficial (por encima de los músculos abdominales) y entonces se puede hacer una buena lipoescultura con excelentes resultados.

La “llantita” de la cintura en la parte baja de la espalda siempre se puede eliminar a través de lipoescultura. En resumen, en el varón hay que evaluar si el abdomen es candidato a una buena lipoescultura para tener un abdomen envidiable o hay que complementar el procedimiento con dieta y ejercicio.

El abdomen en los Mujeres

En el caso de las mujeres puede ser un poco más sencillo, ya que generalmente la grasa se acumula por encima de los músculos abdominales. Y es que el embarazo es prácticamente un parteaguas para la silueta femenina, pues durante el estado de gravidez se acumula tejido adiposo en las caderas.

Cabe mencionar que los músculos abdominales se pueden separar uno del otro en mayor o menor grado (son muchas las variables que influyen) por el bebé en crecimiento; pero después de resuelto el embarazo, por lo general, hay aumento de peso, separación de los músculos abdominales y mucha piel que sobra en el abdomen bajo; de manera que hay varias cosas por resolver.

En primer lugar se debe recomendar dieta y ejercicio para tratar de llegar al peso previo al embarazo y posteriormente evaluar si se puede manejar el abdomen sólo con lipoescultura, sobre todo si la mujer todavía quiere tener más hijos.

En caso de que decida no embarazarse de nuevo, entonces tal vez sea necesario hacer una abdominoplastía, procedimiento quirúrgico que consiste en retirar el exceso de piel, hacer un ombligo “nuevo” (aunque en realidad es el mismo), y “licar” o unir a través de suturas los músculos abdominales con la finalidad de tener otra vez un abdomen plano o, incluso, mejor que el que se tenía antes del embarazo, ya que también la cintura mejora mucho con este procedimiento.

En el caso de requerir solamente la lipoescultura, no cabe duda que es un excelente método para obtener un abdomen casi perfecto.

Cuando existe obesidad mórbida, más de 120kg, existen algunos procedimientos quirúrgicos (no realizados por cirujanos plásticos sino por cirujanos generales con el adiestramiento para hacer estas operaciones), que consisten en poner “grapas” especiales en el estómago, desviaciones de parte del estómago al intestino y otros procedimientos parecidos con la finalidad de perder peso.

Cualquiera de estos procedimientos debe ser debidamente evaluado y requiere de un equipo multidisciplinario, que incluya cirujano general, psicólogo o psiquiatra, y nutriólogo.

Después de perder de 30 a 50 kg aproximadamente, entonces el cirujano realiza lo que se conoce como cirugía bariátrica, en la cual se retira toda la piel que queda después de la pérdida de peso para que el paciente esté más confortable y no tenga piel colgante que le impida vestirse, nadar, correr, etc.

Siempre hay alguna buena opción para obtener un abdomen perfecto, tener abdomen de lavandero, solamente hay que acudir con la persona calificada que tenga la experiencia y el conocimiento adecuados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *